Archivo del Autor: nelson rivas

Tú y Yo Estamos en Medio de Una Guerra Espiritual…


Chess

He comenzado a leer un impresionante libro, escrito por un impresionante pastor, Tony Evans. Este libro se llama: “Victoria en La  Guerra Espiritual”. Que tú y yo estamos en una guerra espiritual...es más que cierto.

Dicen que un buen escritor siempre debe comenzar un libro con una muy buena ilustración a fin de dar una excelente primera impresión y lograr así que el lector califique como muy bueno al libro, y no abandone su lectura. Después de todo, dicen que “nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”… Tony Evans excedió la táctica esta vez.

Comienza contando que en una galería de Europa, hay una pintura titulada. Jaque-Mate. A un lado de la mesa en la que hay un tablero de ajedrez, se ve a Satanás sentado y riendo con burla…esperando su próximo turno para mover pieza. Frente a él, está un joven concentrado en el juego, tiembla y suda. Unas lágrimas salen de sus ojos. Obviamente, se siente casi derrotado, pues las piezas apuntan a que el ganador será Belial, quien en su próxima jugada le pondrá Jaque-Mate y se llevará el alma del joven.

Un día, un campeón mundial de ajedrez visitó la galería, y dicha pintura cautivó su atención inmediatamente. La examinó una y otra vez…los minutos fueron horas y todo el mundo ya se había ido, pues ya era noche y hora de cerrar la galería. El campeón de ajedrez continuaba absorto en la pintura.

Corrió y encontró al dueño de la galería a quien le preguntó si, por casualidad, tenía algún tablero de ajedrez con él. El dueño le dijo que sí y se lo prestó. El visitante colocó el tablero y las piezas tal y como se veían en el óleo. Después de varios minutos, y de ensayar una y otra jugada, se escuchó un grito del ajedrecista en la ya vacía galería:  “¡Lo logré!”…”¡Lo logré!.”

Dirigiéndose al joven de la pintura (como si este pudiera escucharle), le dijo: “Joven: tu enemigo calculó mal un movimiento. Lo descubrí, y ahora no solamente NO perderás, sino que puedes ponerle Jaque- Mate tú a él”

Evans continúa diciendo que las probabilidades de que tú y yo estemos en este mismo momento como el joven de la pintura: sitiados por Satanás y sintiéndonos sin salida…prácticamente derrotados, son muy altas.

Quizás Satanás ha logrado entrar a tu vida y con engaño y haciendo uso de tus errores, o bien de tu pasado o tu presente, te ha llenado de depresión…de temor y de ansiedad…de un sentimiento de derrota en tu vida personal…en tus finanzas… en tus relaciones interpersonales… en tu matrimonio… en tus emociones… en tu salud… en tu carrera… en fin…en un sin número de escenarios.  Quizás él ha estado jugando con tus emociones como quien juega con un títere y lo hace hacia donde quiere.

Evans nos anima a limpiarnos el sudor de nuestra frente…a secar nuestras lágrimas… y a levantarnos, pues tenemos de nuestro lado a un Campeón. Conocedor del juego del enemigo. Un Campeón que YA GANÓ. Quien ya hizo la última jugada y derrotó a Satanás. Ahora, tú y yo no tenemos que “ganar” la victoria, pues no estamos luchando por lograr la victoria, sino que ahora luchamos desde dentro de la victoria…lo cual es muy diferente. La batalla ya ha sido ganada por nuestro Campeón.

Te seguiré contando luego, porque se me acaba el espacio.

¡Dios te bendiga!

n.r.

¿Es Probado el Creyente?…o…¿Es Tentado El Creyente?


test 1

Observo que desde la creación del hombre, Dios prueba al hombre. Al menos a aquel que tiene un genuino interés en caminar de la mano del verdadero Dios.

Es interesante que Dios prueba pero Satanás tienta. “Sí”..dirás…“¿pero cómo resuelves 1a Corintios 10:13 que dice que Dios no nos dejará ser tentados más allá de lo que podamos resistir?”…. Bueno…hay varias cosas que observar:

1) El pasaje nunca dice que el originador de la tentación sea Dios… ¿cierto?. Dice que “junto con la tentación dará la salida”, pero tampoco esa frase afirma que la tentación viene de él. Lo que a todas luces afirma la frase es que “la salida” de esa tentación viene de él.

2) Sin el más mínimo ánimo de aparentar un conocimiento que no tengo, descubro que el vocablo Griego original  es “Peirasmos” y…adivina lo que significa:  ¡sorpresa!…significa las dos cosas:  Prueba y Tentación. Son dos caras de una misma moneda. La explicación es la que sigue.

En el caminar del creyente sobre este planeta, de repente, se instala una situación adversa. Muchas veces, ni un dedo movió aquel para que esta adversidad llegara a su vida. Dios permite que ocurran a fin de que en el corazón de sus hijos eso sea una legítima prueba de su fe. Pero… hay uno que está observándolo todo: Satanás. Este anhela que la prueba se convierta en tentación en el corazón del hijo probado.

Ejemplo: Llega un momento en el que el creyente se queda sin trabajo. Dios está en absoluto control y tiene conocimiento de ello, nunca creas que no. Eso prueba la fe del creyente, pero Satanás busca que el creyente maldiga y que hasta haga cosas ilegales para obtener dinero y salir así adelante. Si Satanás lo logra, habrá convertido una legítima prueba en una cruel tentación. Lo mismo ocurre cuando un cáncer llega a nuestras vidas…Dios tiene el soberano derecho de usarlo como prueba, pero el enemigo buscará en convertirla en tentación en el corazón del enfermo y sus familiares buscando que estos maldigan de una u otra forma aDios. Y así podríamos llenar de ejemplos este post.

Solo concluyo expresando lo que he observado en mi caminar con el Señor en estos 31 años: Las pruebas solidifican y nutren la fe del verdadero creyente, pero en aquel que no quiere nada con Dios, producen amargura y enemistad en contra del Dios del universo…así de sencillo.

Sea la prueba que estés pasando, no dejes que el enemigo te engañe, convirtiéndola en tentación en tu alma.

¡Ten un gran día, hoy !

n.r.

“No Dejarán al Animal Sacrificado Para La Mañana, Ni Quebrarán Hueso Suyo…”


Cordero Inmolado

Ese verso está en Números  9:11 y se lee textualmente como se lee en el título de este post. Este verso forma parte de las instrucciones de cómo habría de sacrificarse el cordero para la pascua que habría de celebrar Israel por siempre.

Sé que esto no es sorpresa, como tampoco  es sorpresa que el escritor del evangelio de Juan (el apóstol Juan) hiciera referencia a este trozo de la escritura en Juan 19:33 y 36, al estar describiendo los eventos alrededor de la muerte de nuestro Señor: 

Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.” 

“Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.”

Lo impresionante de todo esto es el exacto cumplimiento de esta profecía fue dicha a Moisés en los alrededores del segundo y tercer año después de haber salido de Egipto… él y el pueblo de Israel. ¡¿Te imaginas hace cuantos años fue dicho?!

Si a mi me lo hubiera dicho Dios así…“en seco” ( y por cierto, fue en lo más seco del desierto que esto le fue dicho a Moisés), fácilmente hubiera pensado que quizás Dios estaba diciendo cosas que “a la mejor, ningún uso tendrían más adelante”…Pero…ahora que, en la linea del tiempo, estamos “al otro lado de la cruz”, vemos que hay tantas cosas que Dios dijo que tendrían un uso en el futuro.

En el mismo capítulo 19 de Juan, en el verso siguiente, para ser exactos, el apóstol hace referencia a otra de esas “frases en seco”, dichas por Dios en el pasado, en otro libro de la Biblia:

“…Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.”

Una clara referencia a Jesucristo horadado en la cruz.  Está en Zacarías 12:10 y se lee literalmente así:

Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.”

Ninguna frase…ninguna palabra…ninguna coma…ningún punto, en la Biblia, está de más y…mucho menos “sin ningún uso para el futuro.” 

Todo lo que Dios dijo, se cumplirá al pie de la letra, tarde o temprano.

n.r.

 

 

Cuando El Que Busca lo Suyo y El Que En Verdad Ama Coincidieron…


Judas y Jesús

Sí…Judas y Jesucristo coincidieron en tiempo y espacio… y no por cosas del destino, sino por cosas del Reino.

En Vida Nueva Guate, desde que el año comenzó, hemos estado sumergidos dentro de el archirrequetefamoso capítulo 13 de 1a Corintios..Sí…el que todo el mundo conoce como la mejor descripción del amor. Y está allí, no porque Pablo quisiera dejarnos algo qué leer a nosotros los creyentes para el día de San Valentín o algo similar, sino porque si había algo que escaseaba en la iglesia de Corinto, era el amor sacrificial… ¿por qué crees que se estaban acusando unos a otros en los tribunales?…Por falta de amor.  ¿Por qué crees que habían partido la iglesia en 4 o quizás más grupos?…Por falta de amor. ¿Por qué no se esperaban unos a otros para compartir  la cena del Señor?… por lo mismo. Y así podemos hablar de cada capítulo en esta correctiva carta. La falta de amor (no romántico, ni de otro tipo, sino amor sacrificial) era el origen de todos los pleitos y demás problemas en aquella iglesia.

Desnudo mi corazón aquí ante ti: Al ver al microscopio cada uno de los 15 rasgos del mismo haz de luz…el amor, uuuhhh…me hace caer en la cuenta que NO AMO. Yo creía que amaba…pero ahora veo que NO…duele decirlo, pero, escribir un blog para decir cosas fingidas no tiene sentido… no es honesto.

El que busca lo suyo es egoísta, y su lenguaje es: “dame, dame y dame…y si te sobra, dámelo”…mientras que el que ama, habla un lenguaje diferente: “Toma..llévatelo todo…me fascina compartir  lo que tengo…y si se me acaba, qué importa, me encanta ver que suplo lo que no tienes”

En Juan 12:1-6 vemos el relato de aquella mujer que tomó su más preciado tesoro, un perfume de nardo puro que tenía guardado (piensa en el perfume más caro que jamás hayas tenido) y al saber que Jesús estaba allí, lo fue a sacar y lo vertió sobre él. No importaba su costo, era, ni más ni menos que Dios encarnado…el único que merecía el mejor regalo. Inmediatamente, Judas Iscariote dijo: “¡Qué desperdicio!…se hubiera vendido y el dinero se hubiera dado a los pobres”…Y Dios nos aclara en el verso 6 que Judas no lo dijo por compasión a los pobres, sino “porque era ladrón y sustraía de la bolsa.”

El egoísmo es lo diametralmente opuesto al amor…ya lo he escrito aquí antes: “La antinomia de “te amo”, no es “te odio”, sino “me amo a mi mismo”

Lo único que quería Judas era satisfacer su ego..con dinero en este caso, pero aplica a toda esfera de la vida humana. Mira, en Mate0 26:6-18, lo que hizo al ver que no pudo obtener dinero de la utópica venta del mentado perfume: fue a los fariseos y vendió al Señor. 

Mira cómo termina el egoísta: deprimido e insatisfecho. Judas fue y se ahorcó.

Ahora mira cómo termina aquel quien se deleita en dar, y dar y no quedarse con nada: ¡feliz!

El delite de Jesús era (y es) dar. Mira cómo terminó él, a diferencia de Judas, en Isaías 53:10-11: 

“Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho”

Judas terminó amargado, lo que lo llevó a ahorcarse. Mientras que , en este mismo instante, Jesús está sentado en un confortable trono, y según el pasaje de Isaías que leímos, terminó satisfecho.

El egoismo amarga…el verdadero amor hace feliz al que lo da.

n.r.

La Vara de Dios…


vara Moisés

No…este post no es sobre disciplina…sino sobre una realidad que a veces pasamos por alto:  todo aquello que Dios nos ha permitido tener en nuestras manos…ES DE ÉL.

Caí en esa cuenta ahora que paso por el libro de Éxodo de nuevo.

¿Recuerdas que Dios aparece a Moisés en la zarza ardiendo cuando este apacentaba, en el desierto, las ovejas de su suegro?…¿recuerdas que Dios lo envía a liberar a su pueblo Israel del yugo de Egipto a fin de traerlos a la tierra prometida?

¿Y recuerdas que Moisés le dice: “No me van a creer”?

¿Recuerdas que Dios le dice: ¿”Qué tienes en tu mano”?… y era una vara, ¿cierto?.

El resto ya lo conoces…Dios le dice que la tire al suelo y esta se convierte en culebra, luego que la tome por la cola y esta se revierte a un inerte pedazo de madera como era. (lee Éxodo 4:1-5 para mayores detalles).

Tengo una pregunta: ¿De quién era la vara?… ¿No era de Moisés?…por supuesto que sí…¿No era aquello con lo que trabajaba y se ganaba la vida?… por supuesto que sí… (por cierto….si Dios te va a usar, él va a usar “lo que tienes en tu mano”)

Ahora mira esto: Moisés se alista para ir a Egipto… toma a su mujer y a sus hijos, los monta en un asno…me imagino que lleva un poco de comida para el camino…pero mira lo que Éxodo 4:20 dice:

Entonces Moisés tomó su mujer y sus hijos, y los puso sobre un asno, y volvió a tierra de Egipto. Tomó también Moisés la vara de Dios en su mano.”

¿De quién es ahora la vara?

Es de Dios…Sí…es de Moisés…pero… es de Dios.

Al servirle a Dios, TODO lo que tienes en tu mano es para el beneficio del Reino…tú lo tienes…lo disfrutas también…pero…es de Dios.

Todas aquellas cosas por las que nos alegramos (y a veces hasta nos jactamos), tales como “tu” lavadora, “tu” secadora, “tu” carro, “tu” bonita casa nueva, “tu” negocio, “tus” empleados, “tu” nueva computadora…etcétera, etcétera, etcétera…Oye…si le vas a servir a Dios…son de él.

No quiero echar sal a esta mi herida, pero…me hace recordar 1Corintios 4:7 que dice:

“Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?”

Ten un gran día, hoy!

n.r.

José… ¡Todo un Tipazo !


José hijo de jacob

Sí…es tipo de Jesucristo en el Antiguo Testamento…pero hay que ver que era un gran tipo en el día a día, también…aquí digo “tipo” en el mejor sentido de la palabra.

Al viajar por la Biblia un año más, concluyo que nunca había visto así a José…todo un gran tipo de Jesucristo, gritándonos así la Biblia, desde tiempos antiguos, que Jesús es Dios:

Era el hijo más amado de su padre Jacob (Génesis 37:3)…al igual que Jesús.(Mateo 3:17)

Fue enviado a cuidar las ovejas de su padre (Génesis 37:2)… al igual que Jesucristo al ser enviado a la tierra (Juan 10:11)

Fue aborrecido por sus hermanos (Génesis 37:4)… lo mismo vivió Jesús (Juan 7:4,5).

Fue despojado de sus vestiduras (Génesis 37:23)…al igual que se hicieron con Jesucristo (Juan 19:23-24)

José Fue llevado a Egipto (Gen.37:26)… J.C., cuando era bebé, Herodes quiso matarlo, por lo que fue llevado a Egipto (Mateo 2:14-15)

Fue vendido por precio de esclavo (Gen 37:28)… J.C. fue vendido de manera similar (Mateo 26:15).

Fue tentado en extremo (Gén. 39:7)…J.C. lo fue también (Mateo 4:1-10)

Fue acusado falsamente (Gén. 39:16-18)… J.C., ya ni se diga (Mateo 26:59-60)

Fue encadenado (Gén. 39:20)… También Jesús (Mateo 27:2)

José fue colocado entre dos prisioneros…uno fue condenado y el otro vivió (Gén 40:2-6)…J.C. fue colocado (en la cruz) entre dos criminales…el uno murió eternamente, el otro fue salvo (Lucas 23:32)

José fue exaltado después de sufrir (Gén. 41:41)…J.C. lo fue también (Filipenses  2:9-11)

José, a sus 30 años fue reconocido públicamente (Gén.41:46)… J.C. comenzó su ministerio público a esa edad (Lucas 3:23)

José lloró (Gén 45:2,14, y 15)… Jesús lloró (Juan 10:35)

José perdonó a los que le hicieron daño (Gén. 45:1-15). Jesús también lo hizo (Lucas 23:34).

Por eso y por mucho más: José, hijo de Jacob,… ¡todo un tipazo!

n.r.

Para Hacerlas … Hay Que Saberlas…


BIBLIA 1

“Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.”

Jesús dijo esta frase inmediatamente después de haber lavado los pies a sus discípulos y después de decirles que les había dado el ejemplo…que así como él acababa de mostrase siervo ante sus prójimos, ellos debían de igual manera hacer ante los de ellos. (Juan 13: 13-17)

Pero… esta frase me hace pensar en algo más, ahora que varios nos aventuramos a leer la Biblia completamente conforme el año avanza:

Qué bueno escudriñarla…qué bueno ir descubriendo verdades espirituales que al año pasado no descubrimos…qué bueno que la delicia de uno esté en escudriñar las palabras de Dios…después de todo, eso dice el Salmo 1, en los versos  1 y 2:

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia,Y en su ley medita de día y de noche.”

Pero…qué riesgo el que hay en conocer por conocer…en saber para solamente saber, y que cuando venga el momento de aplicar de manera práctica, (en cuestión de segundos, quizás) lo que ahora sabemos que a Dios agrada, no lo hagamos.

Déjame empeorar el escenario: viene a mi mente otro verso que está en Santiago 4:17 que dice:y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.”  (entendiendo que “lo bueno”, nunca se define bajo estándares humanos, sino que su definición se encuentra dentro de las dos pastas de la Biblia)

El mundo está cada día mas entenebrecido, y al creyente le es cada vez más difícil hacer lo que a Dios agrada… estoy de acuerdo. Claro que para hacer las cosas que a Dios son gratas, hay que saberlas,  pero qué peligro es saberlas y no hacerlas.

En la lista de aquellos en tal riesgo, mi nombre está al inicio.

n.r.

¿”Que el 2014 sea Diferente”…o… “Que Yo Sea Diferente en el 2014″?


año-nuevo mafalda

Son dos frases completamente distintas, con implicaciones completamente diferentes.

En los últimos días he escuchado la primera muchas veces: “Qué año mas horrible”…y…”Ojalá que este que viene sea diferente”

Y yo pienso… “Si el que tendrá que ser diferente es uno”… 

No quiero sonar grosero, mucho menos “sabiondo”, pero… de acuerdo a La Biblia, los años pasan…vuelan…y bajo el sol, la vida es vanidad y aflicción de espíritu… ahora bien…qué representarán esos días a tu vida dependerá de la sabiduría que traigas a tu corazón en ese lapso de tiempo que se te regala, para vivir dicho tiempo. Moisés lo verbalizó excelentemente en Salmos 90:10-12:

“Los días de nuestra edad son setenta años;Y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos. ¿Quién conoce el poder de tu ira,Y tu indignación según que debes ser temido?” 

Ahora mira “con lupa” el verso 12: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.”

No es el 2013 (ni lo será el 2014) el que tiene/tendrá la culpa de tu estado económico, ni del espiritual, mucho menos de tu estado emocional ( y cada fin de año oigo la famosa frase: “No, si este año que viene todo va a estar bien difícil”)… Por 52 años, entonces,  cada inicio de año, la cosa iba a estar bien difícil el próximo año… y… aquí estamos.

No quiero ofenderte, pero debo decirlo: El que debe cambiar eres tú. El que debe renovar su corazón y su mente, eres tú (y …¿qué mejor que de la mano de Dios y su Palabra?)… y solo hasta entonces, verás al 2014 (“traiga lo que traiga”) y a cualquier otro año, a través de los cristales de un corazón transformado… de un corazón que busca vivir sus días con sabiduría ( y la que Dios da es la mejor). Sabiduría para empujar tus negocios…sabiduría para continuar criando a tus hijos…sabiduría para no meterte en embrollos  emocionales, ni económicos, ni de cualquier otra índole…sabiduría para afrontar los triunfos y las dificultades que con seguridad se pararán frente a ti en el 2014.

En otras ocasiones, pareciera que estamos esperando que en el nuevo año…en algún momento menos esperado, una milagrosa explosión cósmica ocurra frente a nuestras narices, y cambie en cuestión de horas, el torcido camino que hemos llevado por muchos años, sea en el área que sea. El único cambio que sigo viendo ocurrir así es el de la conversión de un ser humano…en los otros casos, se requiere de una disciplinada reformación (o quizás más exactamente: transformación) de la forma en la que hemos estado haciendo las cosas.

Piénsalo: los próximos 365 días ocurrirán. Punto. Qué adjetivo tomarán, dependerá del que los vive, no de los 365 días.  

¡Ten un gran 2014!

n.r.

“Y Cuando Introduce A Cristo En el Mundo, Dice: ¡Adórenle!”


Natividad de J.C.

Impresionante verso enclavado en el primer capítulo de el libro de Hebreos. El verso 6 de dicho capítulo dice literalmente así:

“Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:  Adórenle todos los ángeles de Dios.”

No le demos vueltas…está hablando del día en que Jesucristo (el inmortal) nació como nacemos los mortales…es decir, el día en que salió del vientre de María y fue introducido en el mundo…

El verso dice que en ese momento, Dios Padre, desde su trono da una orden: ¡Adórenle!

Yo sé…se la da a los ángeles en ese momento…pero la Biblia está más que repleta de versos en los que Dios ordena a los humanos a adorar a Jesucristo. Que no queremos hacerlo y queremos vivir nuestras vidas cómo a nosotros nos place y  “que nadie nos diga nada”…es otra cosa muy distinta.

¿Y cómo se le adora?. Perdón si esto ofende, pero… no es quemando pólvora…ni asistiendo a un culto de Navidad en la iglesia (y te re-contra animo a asistir a tu iglesia a conmemorar su nacimiento con aquellos que son tus hermanos en la fe)… tampoco se le adora dando regalos (mucho menos recibiéndolos). 

La mejor definición de adoración (basada en los principios encontrados en la Biblia) que he escuchado hasta hoy, es la siguiente: “Adoración es el encuentro del hombre con Dios y en ese lugar y momento,  el primero renuncia a todo lo que es y lo que tiene y se lo entrega todo a él.”

Y como ya lo he dicho…adorar no tiene nada que ver con la música…ni con cantar villancicos (aunque te re-contra animo a cantarlos en tu iglesia esta noche) . Ese momento se da en la vida de un ser humano, no necesariamente un 24 de diciembre…puede ser en cualquier momento del año, lo importante es que un día, tú tengas un encuentro con Dios y, arrepintiéndote de tus pecados, renuncies a aquel quien hayas sido hasta ese momento, y a todo argumento o excusa, y lo dejes allí…solamente para salir transformado y hecho una nueva criatura. Despúes de todo… ¿para qué otra cosa que no sea tu genuino arrepentimiento, crees tú que Dios introdujo a Jesucristo en el mundo? .

Lo hizo para que creciera y muriera en la cruz… y que, a partir de tu encuentro con él, puedas gloriosamente decir: ¡Qué feliz Navidad!… y mientras eso no ocurra…vivirás con la duda: “¿Adónde pasará mi alma la eternidad?” 

“Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:  Adórenle todos los ángeles de Dios.”

A propósito… ¡Feliz Navidad!

n.r.

Dejar de Pecar…Vrs. Dejar de Pecar


Traffic lights

No es mi intención confundirte con un malicioso juego de frases, sino compartir contigo este juego de ideas que me dejan mucha enseñanza en cuanto a lo que el verdadero Cristianismo podría ser. Este día, como en los anteriores, escribo, sin la intención de aparentar que no soy  pecador. Lo soy…y genuino. 

La mayoría de creyentes (observo), caemos en la trampa de llegar a asumir que luego de nuestra genuina conversión (o más bien, de nuestro genuino arrepentimiento), lo que Dios anhela es que dejemos de pecar…y…¡claro que Dios anhela que la creación viva apartada de toda sombra de pecado…pero una cosa es concentrarnos en “lo que hacemos”, y otra muy distinta es concentrarnos en “quienes somos interiormente”. No intento reinventar la rueda con esto, pero sígueme por unos segundos.

Si un creyente vive concentrado en cómo luce su conducta por fuera, lo más importante en su vida será cesar de hacer algo que se considera pecado…y eso no es más que eso: un simple y vacío “dejar de hacerlo”, sin una genuina reformación y restauración de su interior en la que, por gracia y obra del Espíritu de Dios, dicho interior (su alma, su corazón…su mente, si lo quieres) llega a ser como el interior del mismísimo Jesucristo.

Ese primer escenario es el producto de un vacío “externalismo”, el cuál tiene entre sus principales aliados al legalismo y la religiosidad, que no son más que un maquillaje ante los demás,  y que  busca la aprobación de aquellos mismos, antes de la de Dios. Se caracteriza por un increíble énfasis en reglas (salidas de donde nadie sabe) que determinan la forma de vestirnos, de hablar, y similares. Todo eso no pasa de ser un simple y muerto “abstenerse de pecar”.

El segundo escenario es muy diferente a aquel primero. Es una genuina transformación. Allí no hay engaño…allí no hay imitaciones…allí no hay falsificaciones…sino que lo que todos ven por fuera en quienes viven así, es el resultado de una real transformación del corazón, el cuál, a más de estar muy bien informado sobre lo que agrada y desagrada a Dios, tiene como anhelo máximo ser como su Jesucristo, y no solamente “dejar de hace ciertas cosas”.

Lo primero es débil y temporal… lo segundo es fuerte y permanente.

En el primero “se deja de pecar” cosméticamente, solo con la intención de lucir religiosa y socialmente aceptables…en el segundo “se deja de pecar” porque es  el resultado natural de una vida rendida a Dios. Se deja de pecar genuinamente, porque allí, en las profundas fibras del corazón, yace el ferviente anhelo de ser como Jesús.

El primero es una transformación de la carne producido por la carne para la gloria de la carne. El segundo es una transformación del espíritu, causada por el Espíritu, para la gloria del Padre.

Dejar de Pecar…versus… Dejar de Pecar.

Dos frases que se escriben igual, pero que, en cuestiones de un genuino Cristianismo,  y dependiendo de donde provengan, significan dos cosas completamente distintas.

¡Ten un gran día hoy!

n.r.