Archivo del Autor: nelson rivas

¿Angustias?… Dios Está Logrando En Ti, Algo Invisible.


desesperado 1

¿Estás atravesando una enfermedad que dicen ser incurable?

¿Uno de tus hijos ha sido diagnosticado con algo grave?

¿Pareciera que tu matrimonio es un irremediable infierno?

¿Es tu empleo un horno de dificultades de todo tipo?

¿Te sientes ahogar en tus responsabilidades económicas, como nunca antes?

Estoy plenamente convencido de algo:  Dios está tratando con alguna de las áreas de tu vida. No que él lo haya ocasionado, pero él va a aprovechar el escenario que estás atravesando, para lograr en ti cosas invisibles.

Seguramente, él estará desarrollando en ti una madurez espiritual que nunca se lograría de ninguna otra forma…ni que tuvieras frente a ti a Billy Graham, o a cualquier otro gran hombre de Dios…o maestro, hablándote noche y día.

Seguramente está haciéndote espiritualmente fuerte, pero de este lado de la vida, viene empaquetado a manera de cáncer o algo similar.

Seguramente, está reparando tu matrimonio….pero, de este lado de la vida, viene empaquetado a manera de una enfermedad en uno de tus hijos.

Seguramente quiere que seas un hombre o mujer de oración…plenamente rendido(a) a él, pero de este lado de la vida viene empaquetado a manera de desempleo, o algo similar.

Mi post esta vez es corto, pero he querido concentrarlo de la mejor manera posible.

Las cosas que nos pasan y que son tan tangibles (y que nos hacen sentir tangiblemente atribulados), son aprovechadas por Dios para hacer de ti, el hombre o la mujer que él siempre soñó que fueras. Duele, pero el producto final es hermoso visto desde este lado de la vida

Ánimo. Dios, seguramente, no ha acabado la obra en ti.

Dios te de la fortaleza para atravesar este tiempo.

“…tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.”

Santiago 1:2-3

nr

Las Excusas de Los Invitados a La Cena…


cubiertos1_1

El pasaje es Lucas 14:15-24

Jesús ha sido invitado a la mesa de la casa de un gobernante, quien era fariseo. Uno de los invitados le dice a Jesús: “…bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios”.  Me impresiona porque, toda la plática girará en torno al reino.

La frase de aquel hombre llama tan poderosamente la atención del Señor, que él le responde al primero: “Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos.Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado.”  Estoy convencido que la cena representa a la cena de las bodas del Cordero, aquel gran evento que ocurrirá cuando nosotros, su iglesia, nos unamos con nuestro esposo, Jesucristo, para estar toda una eternidad con él. Nunca olvides que Apocalipsis 19:9 lo menciona: “Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.”

Pero lo que a continuación cuenta el Señor, es verdaderamente triste: “Y todos a una comenzaron a excusarse…”

1) La excusa del primero, si sigues leyendo el texto, es que “había comprado una hacienda y necesitaba ir a verla”. Es impresionante la cantidad de personas que, por estar concentrados en las posesiones de este mundo y lo que el dinero puede comprar, nunca atenderán la invitación de Jesús a entrar en el reino.

2) El segundo dijo:  “He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses.”. Este representa a los enfocados en el trabajo. Trabajar nunca será malo…es más creo que ser irresponsable con nuestras obligaciones financieras de la familia o personales, es execrable, pero desatender el llamado a arrepentimiento por estar concentrados en lo primero, es catastrófico.

3) El tercero dijo: “Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir.”. Para muchísimos, “La “esposita” y “los hijitos” y “los compromisitos familiares”, son #1 en su lista de prioridades, lo que les impide, no solamente buscar el reino de Dios y su justicia, sino participar de le ministro de su iglesia local y, ya ni digamos, congregarse.

Es interesante la respuesta de aquel que había preparado la cena: “Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos.”

De repente, la calidad de los invitados tiene un giro: pobres, mancos, cojos y ciegos, todos con un denominador común: están conscientes de lo necesitados que están. De los primeros invitados:  ninguno.

¡Qué glorioso es estar necesitado!… ¡Qué glorioso es estar pobre y acabado emocional y espiritualmente y darse cuenta!… Qué glorioso es estar ciego y aceptarlo!… Esos, están muy cerca de entrar al reino…si buscan ayuda en Dios. Esos, terminarán disfrutando de la cena… una cena excepcional.

n.r.

Lo Glorioso de Volver en Sí…


Perdón papá

El pasado domingo, tuve el honor de exponer el texto comprendido entre versos 11 y 24 de Lucas 15…Sí…aquel que muchos conocen como La Parábola del Hijo Pródigo. No es mi intención llamarle así necesariamente porque no encuentro que ese sea el título que Jesús le dio. Alguien más se lo dio al recopilar este evangelio, y al decir verdad, no me afecta que así sea llamado…después de todo no está lejos de la realidad descrita en esos versos. Logramos ver tantas preciosas cosas que están en el texto. Entre otras cosas, al igual que el hijo menor del padre descrito allí, tú y yo hemos recibido un paquete de bienes de parte de Dios, desde el momento en el que se dio cada una de nuestras fecundaciones en el cuerpo de nuestras mamás. El regalo de la vida, por ejemplo, es algo de tan alto precio, de inmensurable valor. Pero seamos honestos, a no ser que hayas tenido padres que te hayan guiado por los caminos de la luz y la rectitud, tú y yo fuimos y malgastamos, por no decir que despilfarramos, lo más precioso de nuestras vidas. Nota que entre el versos 12 y el 13 se lee claramente que el padre les repartió a cada uno sus bienes, y lo que uno de ellos hizo : “y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.” La vida es muuuuy corta. ¿Cuánto tiempo pasó desde el momento en que tú y yo recibimos el bien de la vida y  comenzamos a vivir perdidamente?…Te aseguro que “no muchos días después” . Tú y yo, le creímos al maestro del ilusionismo y despilfarramos la vida viviendo perdidamente. El despilfarro lleva, inevitablemente a la miseria. Al igual que ese hijo, al malgastarlo todo , nos quedamos sin nada…vacíos y en tremenda necesidad. No nos quedó otra que “arrimarnos” a alguien para recibir algo de combustible y así tratar de avanzar en esta vida. Pero qué glorioso el verso 17…me fascina. Allí, creo, está la médula espinal de esta enseñanza. El hijo reaccionó…volvió en sí. Mira cómo lo dice: “Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!” Más gloriosa aún es la misericordia de Dios que no nos da lo que nos merecemos, al regresar a él. Por el contrario, saca el becerro más gordo y hace fiesta. Nos da nuevo calzado y sobre todo eso, nos coloca un anillo en nuestra mano. Lee los otros versos y exclamarás conmigo. ¡ Qué cuadro! Es una cuestión de pasar de vivir en la miseria…espiritual, emocional, física, o del tipo que sea, a vivir una legítima vida de plenitud. Pero todo comienza con “volver en sí”…eso, inevitablemente, lleva al arrepentimiento que nos expone directamente a la vida eterna. Ten un gran día. nr

Seguir A Jesús…Un Precio Demasiado Alto


la cruz

Esta mañana en VNG,  tuve le honor de predicar el texto con el cuál me convertí la Señor hace aproximadamente 31 años: Es el trozo de Lucas 9:23-27 que entre otras cosas, se lee:

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.”

Seguir a Jesucristo es extremadamente fascinante… una aventura sin paralelos. Sin embargo, seguirlo tiene un costo que podría ser impresionantemente alto para muchos.

1) No hay de otra: para comenzar, toca negarse a uno mismo, y eso puede significar tantas cosas… pero mantengámoslo sencillo: Implica no hacer lo que uno quiere. Punto. Es la muerte del “Yo”.

2) No hay de otra: toca, además, tomar la cruz…no la del Señor…sino la nuestra propia…no la de nadie más. ¿Y por qué una cruz?… porque es el lugar en el que han de morir nuestros propios sueños…nuestros propios planes para esta vida…nuestras pasiones, y si queremos ponernos más tangibles: nuestros deseos. mira cómo lo dice Gálatas 5:24 : Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.”. Creo que este verso me permite preguntarte: ¿realmente eres de Cristo?.  Es interesante que el verso 23 de Lucas 9 dice que tomar la cruz es un ejercicio de todos los días: “…tome su cruz cada día, y sígame.”  ¿Y para qué llevar nosotros una cruz, si queremos seguir a Jesús?, pues para morir en ella… ¿Y por qué cada día?… Porque, aunque digamos que no, tú y yo queremos bajarnos de ella cada mañana.

La cruz es el lugar en el cuál el verdadero creyente…el verdadero seguidor de Jesús, deja su propia vida terrenal para ganar la eterna… no existe otra opción, lo da a entender  el verso 24, en un interesante juego de palabras :

“Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.”

Sin caer en un ascetismo sin sentido, el camino siguiendo a Jesús es un camino de muerte…muerte de lo más valioso que tú tienes y que tanto amas, proteges y alimentas de cualquier manera en esta vida: tu propio yo.

Jesucristo no andaba jugando cuando explicaba a la gente el costo de seguirle (ya no digamos servirle…peor aún, estar dispuesto a morir por él). Son palabras de oro…de mucho kilataje: “Si me quieres seguir,debes estar dispuesto a crucificar a quien más amas: tú mismo”…¨Renuncia a tu propia vida terrenal, y ganarás la eterna… o considérala más importante que cualquier otra cosa, y perderás la verdadera”

Tú decides…nadie más puede decidir por ti.

nr

¿Sigues a Jesús Porque Quieres Que Te Arregle Los Problemas…O Porque Quieres Realmente Estar Con Él?


BARCA JESÚS

Esta mañana en VNG, estudiamos un texto precioso en gran manera. Está en Juan 6:22-27,  (de hecho te recomiendo leer todo el capítulo para tener todo el contexto de esta impresionante enseñanza de las escrituras) y describe una trampa en la cuál muchos de nosotros podríamos caer fácilmente: Seguir a Jesús de manera utilitaria…Solamente para que resuelva “mis problemas.”

Si lees el inicio del capítulo, verás que Jesucristo acababa de alimentar a, por lo menos 5,000 personas, multiplicando impresionantemente tan solo cinco panes de cebada y dos pececillos, que un jovencito había aportado. El verso 14 enseña que aquellos hombres creyeron por semejante señal (después de todo, eran Judíos a quienes solamente las señales suelen convencer). 

Sigue el relato y el verso 22 nos dice que al siguiente día, vino gente buscándolo. Hasta cierto punto un tanto nerviosos al no encontrarlo. Finalmente, van a Capernaum y lo hallan. El verso 25 dice que hallándole, le dijeron: “Rabí…¿Cuándo llegaste acá?”. Por cierto, la traducción exacta de  “Rabí” es “Mi Maestro”, (y cuando veas la explicación de todo esto, verás el peso del cinismo en tal expresión, viniendo de estas gentes que le buscaban desesperadamente). Casi puedo ver sus caras con cierta sonrisa, tratando de disimular la emoción de haberle hallado. Pero mira  la sobria, categórica, y elegante respuesta de Jesucristo en el verso  26: “…De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.”…   Uuuuuh… He aquí el “ouch” . Jesucristo acaba de desnudar el corazón de estas personas. Lo buscan, ni siquiera por las señales que vieron (quizás con esas se convertirían a él), sino porque les sació su estómago. ¿Habrá motivo aún más inferior que este para seguir a Dios?…Te planteo las preguntas que planteé esta mañana a la congregación: 1) Y Tú… ¿Sigues a Jesucristo porque te urge que te arregle “los clavos” que se han instalado en tu vida…o porque limpiamente anhelas estar con él y aprender a ser cómo él?.  2) ¿sigues a Jesucristo por los regalos que da…o porque ardientemente anhelas estar con él?… 

En el siguiente verso, hay un mandato del creador del universo: “Trabajen, no por la comida que perece…sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará…”

En otras palabras: “pongan todo su empeño en encontrar, no el hecho que esta vida temporal les sea “arreglada”…sino en encontrar la vida eterna, recibiéndome a mi.”

Hay muchas vetas que caracterizan a quienes buscan a Jesús, solamente para que les resuelva sus problemas, pero una de ellas es que cuando Jesucristo se los hace ver…“mejor se van”. Si lees el verso 66 del mismo capítulo, lo verás:

“Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.”

Termino con la pregunta  tema de este post: ¿Sigues a Jesús Porque Quieres Que Te Arregle Los Problemas…O Porque Quieres Realmente Estar Con Él?

Cuán fácil es caer en esta trampa.

Feliz día.

nr

Del Alegre Grito de Independencia… Al Grito Desesperado de Dependencia.s


independencia 1

El pasado lunes 15 de Septiembre, Centro América, celebró 193 años de independencia, sin embargo, al dar un meticuloso vistazo a lo que ocurrió en aquel año, y lo que ha venido ocurriendo en los subsiguientes años, uno no puede sino entristecerse de los que hemos vivido y seguimos viviendo. Soy un hombre de ministerio y no de la política… no te preocupes, pero  la cruda realidad es que la gesta que llamamos histórica, financiada por la gente más pudiente de la región de aquel entonces, y protegida por los hombres de armas aliados como Arce, encontraron en presbíteros como  Matías Delgado, Cañas, y Los hermanos Aguilar, la combinación perfecta para evitar que los Españoles  siguieran explotando y adueñándose de las tierras. Estoy convencido que aquel movimiento solamente concretizó un cambio de dueños. Ahora los amos  y hacendados ya no serían la corona, sino ellos. Pero no es de política ni de sociología de lo que quiero hablar. La historia de nuestros pueblos la componen varios elementos muy similares a la de Israel y descrita en Amós 5:10-14. Por cierto, Romanos 15:4 es claro al advertirnos que las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. ” Entre otras cosas, Amós dice: “Ellos aborrecieron al reprensor en la puerta de la ciudad, y al que hablaba lo recto abominaron.”   (verso 10) 1) Al igual que lo hizo Israel, Llevamos 193 años rechazando a Dios y a su Palabra. 193 años apedreando a los pastores y a todo aquel que ha querido traernos las buenas nuevas de salvación. ¿Pruebas?… hay…y muchas. “Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas.”  (verso 11) 2) Así como los líderes de aquella nación, los nuestros por igual, siguen en una carrera por el poder a fin de despojar las arcas de nuestros estados. Imponiendo tributos para quedárselos ellos. Y esto, en nada ha cambiado. “Porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres.” 3) Llevamos 193 años en los que el justo es afligido, por quienes les lideran y por el crimen y la violencia que ha encontrado en Centro América y Méjico, un paraíso. Decir que uno va a procurar que en los tribunales se haga justicia, es un chiste. Recibir soborno es la norma en las altas esferas del poder. Pagar con favores es su respuesta. Sobornar a los jueces  y torcer la justicia son solamente efectos devastadores de un abandono de Dios y su Palabra y la prudente no le queda opción que quedarse callado, o amanece muerto…lo deja ver el siguiente verso: “Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo.”  (Verso 13) 193 años de no querer nada con el verdadero Dios… mucho menos con su Libro. 4) Tiene sentido lo que Dios ruega a Israel en el verso 14, y pienso que no sonaría ,para nada, fuera de lugar si nos lo pidiera a nosotros en el istmo: “Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís.” Esa frase: “como decís” , me impresiona como no tienes idea. Somo pueblos que nos jactamos diciendo que Dios es el Dios de nosotros. Veo a la bandera de El Salvador y esta contiene 3 palabras: “Dios, Unión y Libertad”… y lo que menos hay en mi país, son esos tres elementos. Lejos de ser libres, somos esclavos del error. Seamos realistas, llevamos 193 años dándole la espalda a Dios y a su Palabra. ¡Pareciera que lo dicho por Amós hace muchos años, es lo que estamos leyendo en los periódicos de este día!… ¿no crees? Que no nos sorprenda que en el tipo de sociedades en las que vivimos, la corrupción, el crimen (organizado o desorganizado), y el error sean el pan de cada día. nr

¿Habrán Dos Pastores Como Ellos En Varios Kilómetros a la Redonda?


EQPAS FOTO

Yo creo que sí…bueno…pensándolo bien: ¡quién sabe!

Aún, colgar aquí una foto en la que aparezco junto a ellos roza lo jactancioso de mi parte.

Mi pregunta es más retórica que otra cosa, y es quizás, más una excusa para exponer una serie de pensamientos que han vuelto a ocupar mi cerebro y corazón en los últimos 15 días.

Ha sido, precisamente en estas dos semanas que en Iglesia Vida Nueva Guatemala hemos tenido la -no sé hasta cuándo repetible- oportunidad de tener entre nosotros a dos pastores de una talla y peso ministerial de proporciones increíblemente grandes, y sin embargo con una humildad impresionantemente poco usual.

Julito Contreras estuvo con nosotros hace unos 15 días. Steve Kern lo hizo el fin de semana recién pasado.

Ambos estuvieron con un grupo de 38 estudiantes a nivel de seminario (sé que esto de “seminario” suena presuntuoso) de nuestra iglesia el día sábado, y con toda la iglesia el día domingo en sus respectivos findes. 

No es mi intención ensalzarles irracionalmente, pero lo que es notorio, aunque no quieras decirlo, es obvio y detectable por los demás y nunca debe esconderse.

Conocí a estos dos hombres de Dios hace ya más de 3 décadas y he tenido el privilegio de trabajar junto a ellos casi desde que nos conocimos. Tuve el honor de aprender a hacer el ministerio con ellos y eso no ha cesado. Hay tantas impresionantes cualidades morales y espirituales que podría decir de ellos, pero un solo post no sirve para mucho…si quiero lograrlo.

Ambos tienen sus respectivos grados académicos altos que nunca sacarán a relucir y nunca van a mencionar… es porque la humildad que les gobierna no se los permite…se necesitaría que alguien más los mencionara, para que se supiera.

Ambos tienen una misericordiosa, y al mismo tiempo muy sabia, forma de tratar con los errores de nosotros, los otros pastores… y se aseguran de reincorporarnos al ministerio al que Dios nos ha llamado. Son hombres de segundas oportunidades, sin tolerar el pecado, por supuesto. ¡ Qué sano y sabio equilibrio !

Entre lo que más les apasiona, detecto el limpio anhelo de exponer el texto bíblico sin amaños, sin trucos, sin cartas escondidas bajo la manga de la camisa y con el temor y temblor de no cometer el delicado error de decir lo que allí no dice, o bien, de no decir lo que allí sí dice. En un mundo y época en los que tanto “líder espiritual”, anda más detrás del dinero  y de otras cosas que del sueño de Dios de ver a las personas rendirse a su creador y de estudiar correctamente su Palabra…alguien como ellos, de pronto se convierte en una especie rara…difícil de encontrar, y por ello, de un valor incalculable.

Les apasiona el Reino de Dios y su justicia (entiéndase justicia como lo que es: la integridad que describe la Biblia).

Sueñan con ver a las personas convertidas al verdadero Dios, y haciéndole el Rey de sus vidas,  y que vivan vidas…precisamente íntegras en un mundo que se pudre cada vez más y más.

También les apasiona entrenar a otros para el ministerio, les apasiona invertir todo lo que han aprendido…así les toque desgastarse por años, y, peor aún, así les toque vivir el doloroso momento de verles partir a otros países a fundar iglesias. 

Ambos tienen una larga e  intachable trayectoria en el ministerio. Una vez más, en una época en la que la iglesia de Cristo está plagada de ministros réprobos ( y lo digo sin la más mínima sombra de molestia), encontrar a hombres como Julio Contreras y Steve Kern es un regalo. 

Ambos han puesto la barra de la integridad y del buen ministrar en el Reino, demasiado alta, pero solo el hecho que ellos han podido ponerla allí, debe desafiarnos a vivir vidas así.

Por ello y por mucho más, abrí el post de esta semana con esa retórica pregunta. No espero una respuesta (como todo lo retórico). Sirva más para plantear una genuina duda que crece más y más en mi corazón.

nr