¿Es Probado el Creyente?…o…¿Es Tentado El Creyente?


test 1

Observo que desde la creación del hombre, Dios prueba al hombre. Al menos a aquel que tiene un genuino interés en caminar de la mano del verdadero Dios.

Es interesante que Dios prueba pero Satanás tienta. “Sí”..dirás…“¿pero cómo resuelves 1a Corintios 10:13 que dice que Dios no nos dejará ser tentados más allá de lo que podamos resistir?”…. Bueno…hay varias cosas que observar:

1) El pasaje nunca dice que el originador de la tentación sea Dios… ¿cierto?. Dice que “junto con la tentación dará la salida”, pero tampoco esa frase afirma que la tentación viene de él. Lo que a todas luces afirma la frase es que “la salida” de esa tentación viene de él.

2) Sin el más mínimo ánimo de aparentar un conocimiento que no tengo, descubro que el vocablo Griego original  es “Peirasmos” y…adivina lo que significa:  ¡sorpresa!…significa las dos cosas:  Prueba y Tentación. Son dos caras de una misma moneda. La explicación es la que sigue.

En el caminar del creyente sobre este planeta, de repente, se instala una situación adversa. Muchas veces, ni un dedo movió aquel para que esta adversidad llegara a su vida. Dios permite que ocurran a fin de que en el corazón de sus hijos eso sea una legítima prueba de su fe. Pero… hay uno que está observándolo todo: Satanás. Este anhela que la prueba se convierta en tentación en el corazón del hijo probado.

Ejemplo: Llega un momento en el que el creyente se queda sin trabajo. Dios está en absoluto control y tiene conocimiento de ello, nunca creas que no. Eso prueba la fe del creyente, pero Satanás busca que el creyente maldiga y que hasta haga cosas ilegales para obtener dinero y salir así adelante. Si Satanás lo logra, habrá convertido una legítima prueba en una cruel tentación. Lo mismo ocurre cuando un cáncer llega a nuestras vidas…Dios tiene el soberano derecho de usarlo como prueba, pero el enemigo buscará en convertirla en tentación en el corazón del enfermo y sus familiares buscando que estos maldigan de una u otra forma aDios. Y así podríamos llenar de ejemplos este post.

Solo concluyo expresando lo que he observado en mi caminar con el Señor en estos 31 años: Las pruebas solidifican y nutren la fe del verdadero creyente, pero en aquel que no quiere nada con Dios, producen amargura y enemistad en contra del Dios del universo…así de sencillo.

Sea la prueba que estés pasando, no dejes que el enemigo te engañe, convirtiéndola en tentación en tu alma.

¡Ten un gran día, hoy !

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s