“Y Cuando Introduce A Cristo En el Mundo, Dice: ¡Adórenle!”


Natividad de J.C.

Impresionante verso enclavado en el primer capítulo de el libro de Hebreos. El verso 6 de dicho capítulo dice literalmente así:

“Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:  Adórenle todos los ángeles de Dios.”

No le demos vueltas…está hablando del día en que Jesucristo (el inmortal) nació como nacemos los mortales…es decir, el día en que salió del vientre de María y fue introducido en el mundo…

El verso dice que en ese momento, Dios Padre, desde su trono da una orden: ¡Adórenle!

Yo sé…se la da a los ángeles en ese momento…pero la Biblia está más que repleta de versos en los que Dios ordena a los humanos a adorar a Jesucristo. Que no queremos hacerlo y queremos vivir nuestras vidas cómo a nosotros nos place y  “que nadie nos diga nada”…es otra cosa muy distinta.

¿Y cómo se le adora?. Perdón si esto ofende, pero… no es quemando pólvora…ni asistiendo a un culto de Navidad en la iglesia (y te re-contra animo a asistir a tu iglesia a conmemorar su nacimiento con aquellos que son tus hermanos en la fe)… tampoco se le adora dando regalos (mucho menos recibiéndolos). 

La mejor definición de adoración (basada en los principios encontrados en la Biblia) que he escuchado hasta hoy, es la siguiente: “Adoración es el encuentro del hombre con Dios y en ese lugar y momento,  el primero renuncia a todo lo que es y lo que tiene y se lo entrega todo a él.”

Y como ya lo he dicho…adorar no tiene nada que ver con la música…ni con cantar villancicos (aunque te re-contra animo a cantarlos en tu iglesia esta noche) . Ese momento se da en la vida de un ser humano, no necesariamente un 24 de diciembre…puede ser en cualquier momento del año, lo importante es que un día, tú tengas un encuentro con Dios y, arrepintiéndote de tus pecados, renuncies a aquel quien hayas sido hasta ese momento, y a todo argumento o excusa, y lo dejes allí…solamente para salir transformado y hecho una nueva criatura. Despúes de todo… ¿para qué otra cosa que no sea tu genuino arrepentimiento, crees tú que Dios introdujo a Jesucristo en el mundo? .

Lo hizo para que creciera y muriera en la cruz… y que, a partir de tu encuentro con él, puedas gloriosamente decir: ¡Qué feliz Navidad!… y mientras eso no ocurra…vivirás con la duda: “¿Adónde pasará mi alma la eternidad?” 

“Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:  Adórenle todos los ángeles de Dios.”

A propósito… ¡Feliz Navidad!

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s