Ver A una Iglesia Madurar…


Es un ejercicio que nunca había hecho. Estos días, he estado completamente sumido en ello y en los pensamientos colaterales de lo mismo.

Cómo te decía hace unos días, hemos estado orando como iglesia (y si la ética de la honesta ética cristiana permite que se diga) ayunando cada martes durante las últimas semanas, por una VBS lo más diferente de las anteriores como Dios nos la permitiera tener…una VBS que ya no salga bien “por lo bueno que fulano de tal hizo”…o “por la buena idea que el hermano tal o la hermana tal tuvo”…Eso solamente abona a la carne y nos aleja de darle todo crédito a Dios… Hemos clamado por una VBS en la que nosotros pusiéramos toda diligencia humanamente posible, pero que Dios pusiera toda la “obra espiritual” NO humanamente posible. No quiero sonar grosero, pero…estamos hartos de ver “grandes hazañas” que “salen bien”“por nuestros propios recursos”. Es Dios quien debe hacerlo todo, sin dejar nosotros de dejar de hacer lo que nos corresponde hacer. No quiero confundirte, pero eso ha sido el tenor en los últimos dos meses.

Gracias al único y soberano Dios…todo va en esa dirección.

Pero no es eso lo que ha consumido mis pensamientos…es más: que las cosas estén ocurriendo así, por habernos preparado como iglesia así…solamente libera mi corazón de estar preocupado por los resultados…sé que Dios hará lo que el quiere hacer y logrará lo que él quiere lograr. Punto.

No…lo que ha consumido mis pensamientos en los últimos quizás 14 días, es la madurez que comienzo a verle a la iglesia… veo a casi todos haciendo un esfuerzo, arriba de su acostumbrado ritmo, por ministrar y/o servir de una u otra manera, y no solamente para VBS, sino quizás ya de manera permanente… y eso ha de dar mucho ánimo a cualquier pastor que lo descubra en la congregación que cuide.

No escribiré más esta noche…solo te confieso que eso me mantiene cabizbajo y muy pensativo. Por supuesto que contento…pero muy absorto. Absorto porque es tiempo de movernos a otro nivel como iglesia…o por lo menos mover a algunos a otro nivel…a un nivel de liderazgo que Vida Nueva nunca había considerado y necesitado tan seriamente. Me agrada… porque estoy seguro que agrada a Dios. Me preocupa porque se requiere de mucha dependencia de Dios y mucha sabiduría que no tenemos, para conducir a VNG por nuevos caminos. De repente descubro que el ministerio es así…así de complejo e interesante. 

Una iglesia, al llegar a momentos como estos, tiene dos opciones, concluyo:  1) quedarse donde está y no evolucionar… o…2) salir de donde está hacia nuevas etapas con más grandes desafíos lo cuáles llevan intrínsecos sus propios riesgos, peligros, pero imagino que también satisfacciones. Interesante…muy interesante.

Lo que Moisés dijo a Dios en Éxodo 33:5 en el desierto, cobra sentido en mi vida (sin ser yo, ni el polvo de la suela de una sandalia de Moisés, por supuesto)

“…Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí.”

Preferiría no salir de la etapa en la que estamos como iglesia…pero, quedarse allí es quedarse a verla morir…o al menos, algo similar.

¡Ten un gran día hoy!

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s