¿Qué Puede Un Mortal Aprender en 52 Años?


walk along

…No mucho…es más…sospecho que aprende que apenas ha aprendido una nada, aún cuando cree haber aprendido un montón…sin darse cuenta que “querer saber”, es uno de los más penosos trabajos que Dios ha dado al hombre. Salomón, el hombre más sabio que jamás haya vivido, llegó a esta humillante conclusión : “Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él.”

…Que cuando se es niño, la vida parece una larguísima carretera por recorrer, pero que cuando se alcanza la vejez, volteas a ver lo que has recorrido, y te das cuenta que solo era un espejismo…es corta…cortísima.

Bien lo dijo Santiago en su carta: “¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.”

…Que esta vida es vanidad y aflicción de espíritu, y que lo único que no es vanidad a nuestro alrededor es tres entidades: 1) Dios, 2) Su Palabra, y 3) las Almas de los hombres salvos…Y digo salvos porque eso me lleva a otro pensamiento: Sin la participación de los creyentes en la comisión de ir por el mundo y hacer discípulos, bautizarles y enseñarles todo lo que Jesucristo mandó, esto que llamamos vida, simple y sencillamente no tendría ningún propósito... mucho menos sentido.

…Que, debido al punto anterior, vale la pena invertir cada segundo que se nos regala, en lo eterno y no en lo que se convertirá en ruinas y polvo, pues invertirlos en todo lo que no sean Dios, Su Palaba y las Almas, es pura vanidad y pasajera ilusión.

No es mucho lo que un hombre puede aprender en 52 años sobre la tierra de los mortales, por mucho alarde que haga de “lo que ahora sabe”…por mucho alarde que haga de sus logros.

Sin embargo, tiene la gran oportunidad de experimentar abundancia…no en su bolsillo, sino en su interior. Cuando Cristo dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundacia”, no hablaba de la vida que difrutarémos en la eternidad…esa, “por default” que es mega abundante… sino de aquella que se puede experimentar, a partir del momento en que un ser humano se encuentra con su Creador y comienza a caminar con él y para él. ¿ Y esa…es eterna?, Claro que  sí…pero comenzada a vivir durante la no eterna.

¡Ten un gran día, hoy!

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s