Pidió…luego Impidió.


taber 2

Esta fue una de esas pocas mañanas en las que hablamos claro en cuanto a aquellas cosas que se necesitan para que el ministerio de alcanzar a los perdidos e instruirles con la Palabra necesita. Tesoro, Talento y Tiempo…¿de los pastores?…Si, y de los miembros de las iglesias por igual.

Dios había dado la visión a Moisés y a su pueblo (Israel): preparar un lugar en el cual él pudiese habitar con ellos, se llamaba tabernáculo…(interesante que miles de años después, la visión de su pueblo (la Iglesia) sigue siendo la misma: preparar espacio en el corazón del ser humano en el cual él venga a habitar dentro de ellos)

Dios da la visión a los pastores…el rumbo…el norte. Ellos la trasladan al pueblo. Mira estos pasajes en Éxodo 35:1-9

“Y habló Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado:Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová; oro, plata, bronce, azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático,y piedras de ónice y piedras de engaste para el efod y para el pectoral. “

La visión no se ejecutará si la congregación retiene sus tesoros, y no los entrega a Dios. Pero no sólo demanda dinero el ministerio…sin los talentos/dones que Dios ha dado a cada uno, de nada va a servir tener todo el dinero posible. Observa el verso 10: 

“Todo sabio de corazón de entre vosotros vendrá y hará todas las cosas que Jehová ha mandado”…¡Ja!…de entre los que daban de sus tesoros habían muchos que diezmaban sus habilidades, también.

Pero no solamente esas dos cosas…diezmaban su tiempo...observa los versos 25 al 26:

“Además todas las mujeres sabias de corazón hilaban con sus manos, y traían lo que habían hilado: azul, púrpura, carmesí o lino fino. Y todas las mujeres cuyo corazón las impulsó en sabiduría hilaron pelo de cabra.”

¿Cuánto tiempo se necesitaba para estar clavando y  atornillando cada tabla…para estar hilando pelo de cabra…uno por uno…etcétera, etcétera…y “a horas fuera de la oficina”?…¡mucho!…Oye…diezmaban su tiempo por igual.

Moisés pidió todo esto, de lo contrario, el ministerio no avanzaría…de ninguna manera. Lo impresionante es cómo termina el recuento: Pidió, pero la congregación era tan fiel que llegó un punto en el que impidió. Mira estos versos y termino:

“y hablaron a Moisés, diciendo: El pueblo trae mucho más de lo que se necesita para la obra que Jehová ha mandado que se haga. Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento, diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más”

Wow…el ministerio requiere de la inversión de estas tres cosas. Me hace pensar cuántas iglesias no logran hacer el sano ministerio debido a la escasez de estas tres cosas de parte de una congregación.

Te desafío a ser fiel a la visión de tu iglesia. Diezma esas tres cosas a Dios y estarás siendo usado por él para que él venga a habitar en un  mayor número de seres humanos.

Hacerlo acarrea una bendición inevitable. No hacerlo, acarrea lo contrario, inevitablemente por igual.

¡Ten un gran día, hoy!

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s