Cuando Algo de Mayor Peso, Hace Que Un Padre No Atienda El Llanto de sus Hijos


Moisés 1

Me dejó impactado. Está en Éxodo 5 y , a la verdad, es largo el recuento pero te lo resumo:

José ha muerto. Se ha levantado un faraón que no conoció a José. Este monarca aumenta la carga de servidumbre al pueblo de Israel. Dice Éxodo 5:14: “Y azotaban a los capataces de los hijos de Israel que los cuadrilleros de Faraón habían puesto sobre ellos, diciendo: ¿Por qué no habéis cumplido vuestra tarea de ladrillo ni ayer ni hoy, como antes?”… Ahora observa el 5:19: “Entonces los capataces de los hijos de Israel se vieron en aflicción, al decírseles: No se disminuirá nada de vuestro ladrillo, de la tarea de cada día.”

Estos se van adonde Moisés y Aarón y les dicen:

“nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten. “

Por lo que Moisés, inmediatamente presenta tal queja a Dios en versos 22 y 23 diciendo:

“Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?, Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo”.

Aquí viene lo que impacta: Los hijos de Israel están llorando y pidiendo a Dios que les quite tan pesada carga de encima, y mira lo que Dios  responde:

“Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Entra y habla a Faraón rey de Egipto, que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.”  

¡Allí está lo impresionante!. En vez de ponerse Dios a consolar a sus contristados hijos, LE ORDENA A MOISÉS: “Entra y habla a Faraón” 

¿Por qué?…¿para qué?

Porque los ojos de Dios y todo su razonamiento están, “en full”, enfocados en 1) la salida del pueblo de Egipto y 2) su introducción en la tierra prometida, lo cuál preparaba las condiciones adecuadas para la llegada del Mesías, y el establecimiento del Reino… lo cuál es de mayor peso que estar limpiándole las lagrimas y consolando a sus hijos. No que el Padre sea insensible y no esté interesado en cada detalle de tu vida, como hijo suyo que eres…pero él sabe que hay algo que eliminará tus penas para siempre…algo que convertirá nuestro llanto en baile: El Reino. Un pequeño adelanto de eso glorioso que vendrá en el futuro está en Mateo 6:33  que dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” 

Me fascina el enfoque de una mente madura que ve los beneficios a largo plazo como prioritario ante cualquier reclamo o berrinche.

¡Qué madurez…Qué sabiduría!

n.r.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s