Jesucristo…¡Qué Caballerazo!


No sé si lo habías notado, pero… Mateo 11 lo relata:

Juan está encarcelado por Herodes, y dice el verso 2: “Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?”

Jesucristo está ocupado enseñando a una multitud cuando los discípulos de Juan llegan con la pregunta. Él responde a ellos con una gentileza incomparable:  “Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí.”

Pero eso no es lo que quería que vieras, (aunque eso dice mucho de lo caballero que nuestro Dios es). Observa lo siguiente: Mientras ellos dan la vuelta y regresan a Juan, Jesús voltea hacia la multitud y les dice:  “¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento?…¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas, en las casas de los reyes están.Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta.”… “De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista…”

Qué humildad…Qué ausencia de intención de responder con una reprensión a Juan por su temporal duda. Peor aún…qué ausencia en su corazón de siquiera “sombra de intención” de reprenderle frente al público ante el cuál Jesús pudo haberse visto mal por tal pregunta. Es más…¡exalta a Juan!

Qué lección a nuestra alma…a nuestro carácter egoísta… a nuestra personalidad contenciosa.

¡Qué caballerazo es nuestro Señor!

Ten un gran día hoy.

n.r.

Una respuesta a “Jesucristo…¡Qué Caballerazo!

  1. Aún cuando NO necesitaba por ningún lado mostrarse más de lo que en verdad era; Jesucristo se mostró entre otras cosas, amoroso, humilde, claro de lo que hacia; y dando un lugar especial (tal vez hasta merecido) a Juan el Bautista; quien al final preparó el camino al Señor (cumpliendo la profecía).
    Que lección de liderazgo en tan pocos versos!!,
    El efecto fue que; como relata el evangelio de Lucas este mismo pasaje, todo el pueblo y los publicanos cuando oyeron el lugar que le dio el Señor a Juan; se bautizaban con el bautismo de Juan (el de arrepentimiento de pecados).
    Un líder (Jesucristo) con una visión clara “Expandir el Reino” suma en cada oportunidad que tiene, incluso dando un lugar a alguien quien no estaba totalmente seguro quien era el líder.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s