El Último Rincón Seguro sobre El Planeta…(Parte final)


Cuando un cancer ha sido detectado en un cuerpo, no hay otra opción: debe ser extirpado. De lo contrario, (a menos que, a causa de la oración eficaz, Dios intervenga y haga un milagro), crecerá e inevitablemente hará metástasis, infiltrando así al resto del cuerpo.

Eso exactamente pasa a una iglesia que, lejos de amonestar públicamente la pública inmoralidad, la consiente.

Como bien lo expone Mateo 18:15-17, las faltas en privado deberán ser tratadas en privado…las que han salido a la luz pública, han de ser amonestadas a la luz pública, al menos en la congregación.

Sé que estos temas no agradan…sé también que muchos creyentes tildan de “insensibles” y hasta “severos jueces” a pastores que con misericordia, pero ejecutando lo que la Biblia instruye, y de la manera que lo instruye, amonestan públicamente el error como el que se describe en 1a Corintios 5:1-6.

“En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.” 

Por supuesto que lo que allí dice es que el(la) hermano(a) que invariablemente, después de varias amonestaciones privadas, continúa en su error, debe ser excluido de la comunión del resto de la congregación. Es duro hasta ponerlo por escrito, pero eso instruye la Biblia en tales extremos.

Esos versos, en ningún momento quieren decir que en similares casos, a los demás creyentes se nos da el poder de declarar “condenado al fuego eterno” a otros…¡no señor!…no está diciendo eso, sino que, que “dejemos que su cuerpo se deshaga en el pecado en manos de Satanás” ya que por ser creyente, “su espíritu será salvo” … nos guste o no. Punto. 

He escuchado a otros acusar al pastor de estar “tomando la justicia en sus manos”, al hacer esto, pero…con pena…no es ese el caso. Lo que en esos versos demandan, es lo que debe ser hecho.

¿Y por qué tanto trámite engorroso?

Por el verso 6.

Un poco de levadura, inevitablemente va a leudar toda la masa…así como un poco de cancer, inevitablemente va a infiltrar otros tejidos, llevando a la muerte al cuerpo.

Insisto: La Iglesia, el cuerpo de Cristo, debe seguir siendo el último lugar seguro sobre el planeta…para ti, para tu esposo(a), para tus hijos, para tus familiares, y para tus amigos.

¡Ten un gran día hoy!

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s