La Trágica Muerte de Juan Carlos Velasquez Y La Semana Santa Que Hoy Es…


Juan Carlos Velasquez, estudiante de Biología Pura, junto a otros dos compañeros de estudios de la Universidad del Valle (otro joven y una señorita) guiados por su catedrático, suben al cayuco artesanal que los llevaría  adentro del Lago Izabal (al norte del país) a eso de las 8 de la noche del pasado sábado 31.  Pasarían la noche estudiando sobre cocodrilos de la zona, como lo demandaba una de sus materias. Al estar lago adentro, la señorita sintió que algo había golpeado su espalda lo que la hizo levantarse abruptamente, lo que a su vez hizo que el cayuco volcara. Los tres estudiantes murieron ahogados. Solamente se salvaron el conductor del cayuco y el profesor quienes nadaron a la orilla en la oscura noche.

Juan Carlos, de tan solo 24 años de  edad, tenía un brillante futuro por delante. Mi esposa y yo tuvimos el honor de acompañar a Miguelito Velasquez, tío de Juan Carlos, y a sus familiares (miembros de Vida Nueva Guate) en el funeral. Duro…muy duro. Al pararme ante los visitantes y abrir la Biblia para dejar que ella confortara a Edna y Mauricio (los padres de Juan Carlos), y a familiares y amigos, expresé lo mucho que me impresiona ver que un padre entierre a un hijo. 

Yo preguntaba el Sábado en la funeraria: ¿Qué dolerá más: ver morir a tu papá o ver morir a un hijo tuyo?…algo en mi tiende a hacerme pensar que lo segundo.  La vida nos ha impuesto la costumbre (porque así ella acostumbra) que los hijos enterremos a los padres. pero no al revés. Cuando la vida altera “lo acostumbrado”, nos toma por sopresa y suele doler más.

Expresé además que nadie mejor que  Dios Padre puede entender hoy a los papás (y hermanos) de Juan Carlos, porque hace 2000 años, el Padre vio morir al Hijo (y joven también. No me digas que tener 33 años no es estar joven), peor aún, teniendo todo el poder del universo para evitar su brutal muerte (lee todo el capítulo 53 de Isaías y tendrás una idea de cuán brutal fue su muerte), NO PODÍA HACERLO. Hacerlo, era dejarnos a ti y a mi sin esperanza al final de nuestras vidas sobre el planeta. Corrijo: era dejarnos con una sola esperanza: el sufrimiento en el infierno por la eternidad. 

Que si Jesucristo murió en este mes o no…Que si fue Viernes el día que murió o no…Que si no hay que comer carne hoy o no…Que si…que si… que si… solamente acentúa vacíos dogmas y tradiciones que vuelven a poner el énfasis en nosotros los hombres y no en la brutal muerte del Hijo de Dios.  

Dios abrace a la familia Velasquez de Vida Nueva Guate, y los papás y hermanos de Juan Carlos.

Dios ayude al mundo a entender lo doloroso que fue al Padre  la muerte de su Hijo, y lo beneficioso que fue a nosotros los humanos.

n.r.

3 Respuestas a “La Trágica Muerte de Juan Carlos Velasquez Y La Semana Santa Que Hoy Es…

  1. Que Dios les consuele Chuby. Los amamos muchísimo !
    n.r.

  2. mercedes velasquez

    Gracias Nelson!!! No tengo mas que agradecer por su amor, apoyo y consuela para con mi familia!!!

    • Carlos Aragon-Rivas

      Hace 10 años mi hijo Juan Carlos también murió trágicamente, él tenía 22 años y fue el dolor más espantoso que he tenido en mi vida. Ya perdí a mis padres, mi hermano y he pasado por momentos espantosos en mi vida , pero nada como eso. El fin de semana anterior su hijo Juan Carlos fue al casamiento de mi hija Elisa María y ella estaba inconsolable cuando se enteró de la muerte de su hijo.
      Cuando vi en el periódico el nombre de su hijo y todo relacionado con el Julio Verne y lo trágico de todo el suceso, regresaron a mi mente muchos recuerdos dolorosos que no quería revivir. Quise ir a visitarles a su casa y compartir el dolor, pero fui un cobarde y por ese temor no quise volver a abrir las heridas que ya están un tanto cicatrizadas. Ahora en la distancia de un ordenador puedo decirles que nunca van a cicatrizar esa espantosa herida porque es una herida que orada, rompe y destruye el corazón, pero la vida en algún momento tiene piedad de los padres y si se tiene la convicción que todo es para bien y que siempre viene algo mejor, es en ese momento que se entiende lo que me tomó muchos años entender: se puede salvar del rayo pero nunca de la raya. Ese era su día. ¿Porqué? Nadie lo sabe ni sabrá, pero sobretodo piense y tenga la convicción profunda, que no es culpa de nadie, hasta allí tenía que vivir.
      Solo los que hemos perdido un hijo sabemos lo que es ese dolor, si se muere la esposa, se es viudo, se mueren los padre, se es huérfano, pero si se muere un hijo? No hay en ningún idioma una palabra que lo defina.
      Mi hijo menor tenía abierta ésta página y por eso me permití escribirle, ya lo viví, lo sufrí, lo lloré, lo padecí y aún lo sigo añorando. Daría mi vida entera por abrazarlo y decirle que lo extraño más que a nada en mi vida, que mi vida nunca volvió a ser la misma, pero nunca será así, solo lo seguiré teniendo en mis pensamientos y sobretodo, en mi corazón.
      Tiene más hijos y ellos también están sufriendo, viva por ellos con plenitud, que se lo merecen.
      Le deseo lo único que realmente sirve: que el tiempo pasé rápido en su vida para que la herida comience a sanar.
      Mis mejores deseos.
      Carlos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s