¿ Y Cómo Nos Llegó La Biblia?…Parte II


Pues así las cosas y ya con La Septuaginta en los estantes de la Biblioteca del Mundo, la de Alejandría, tanto los Judíos Helenizados (es decir, Judíos que habían adoptado la cultura y el idioma de los Griegos, el imperio en vigencia) como los gentíles (aquellos que no llevamos ni una gota de sangre Judía en nuestras venas), tenían a su disposición la Palabra de Dios  escrita hasta ese entonces (a la cuál se le llamaría más tarde “Antiguo Testamento”). Aaah, y recuerda que todo continuaba siendo escrito a mano y sobre papiros.

La Iglesia Católica, se consolidó como tal a finales del año 100 A.D (Anno Domini o Año del Señor, o más claramente: Después de Cristo o la era que se cuenta a partir del nacimiento de Cristo). Ya para entonces el vaticano definía su forma y su residencia en Roma. En el año 382, el Papa Dámaso I encarga a Jerónimo de Estridón (sacerdote católico y experto conocedor del Latín corriente , y del Griego) que tradujese La Septuaginta al Latín del Vulgo o del pueblo (de allí el nombre que se le daría al producto: Vulgata Latina), y que incluyera los 27 libros que conformaban lo que se conocía ya como “El Nuevo Testamento”  La composición del Nuevo Testamento canónico se fijó poco a poco en los primeros siglos de la iglesia. La lista más antigua  data del año 170. La lista actual fue publicada originalmente por Atanasio de Alejandría en el  370 y aceptada universalmente como canónica en el Tercer Concilio de Cartago en el año 397.

Jerónimo tomó los textos puros de La Septuaginta (con sus 46 libros, es decir que incluía los 7 libros deuterocanónicos, por orden del Vaticano) y los escritos originales del compendio de evangelios y cartas que componían los 27 libros que hoy conocemos como Nuevo Testamento. Jerónimo se mudó a Belén para aprender más y mejor el Hebreo a fin de hacer un trabajo lo más pura y excelentemente posible. Es bueno agregar que ya para entonces se usaba una versión llamada Vetus Latina, pero era aceptado por todo mundo que su redacción era inexacta y muy variable.

Jerónimo culminó su trabajo en el año 405. La Vulgata Latina contenía una traducción aceptablemente  fiel de los textos originales, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. La Iglesia Católica reconoció a Jerónimo desde entonces como “El Patrono de Los Traductores”. Jerónimo corregía enérgicamente y con dureza los defectos de la clase social alta en Roma, lo le acarreó envidias y hasta calumnias, razón por la cual se mudó a Belén permanentemente. Allí murió en el 420, quizás sin entender lo inmenso del aporte que acababa de hacer al mundo Cristiano, primordialmente a la iglesia Católica Romana.

A mi entender, a todas luces, Dios, hasta este punto de la historia, se había provisto, no solamente de reyes impíos,sino también de hombres idóneos para preservar lo más intacto posible sus escritos.

Siguiendo esa linea de celo por una traducción pura y de lo más fiel posible de los textos originales, todo el trabajo hecho dando como producto la Septuaginta y la Vulgata Latina, ayudó a la conservación y propagación  de los textos sagrados.

No fue sino hasta el nacimiento de otro impresionante hombre, Erasmo de Rotterdam en 1466 que la Biblia Reina-Valera se preparaba para aparecer en el escenario.

Te cuento de ese segmento de la historia en el siguiente post.

Espero que todo esto  te sea útil.

¡Ten un gran día!

n.r.

2 Respuestas a “¿ Y Cómo Nos Llegó La Biblia?…Parte II

  1. Qué bueno!
    Dios te bendiga Christian !
    n.r.

  2. Christian Ibáñez

    Gracias, esta muy interesante!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s