¿Y Cómo Nos Llegó La Biblia?…Y…¿Por Qué Reina-Valera y No Otra?


Son preguntas que surgen muy a menudo en diferentes sesiones  de Discipulado  y de consejería que Rosemarie y yo tenemos todos los días. La respuesta no puede ser corta, pues estamos hablando de unos 1,800 años de historia. Como me han sugerido que lo escriba en mi blog, con gusto te comparto lo que apenas conozco acerca de la fascinante historia de cómo llegó a compilarse el Libro de Libros. Se necesitan más de un post para hacerlo, por muy abreviado que sea. Como todos los posts que escribo, espero que sirva de algo.

Hasta el año 250 AC, los únicos escritos sagrados (y reconocidos como inspirados por Dios, Jehová) que existían eran le Tanaj o Biblia Hebrea, cuyas siglas (T, N y J) representaban:  1) Los libros del Torá o La Ley Mosáica, 2) Los Profetas, y  3) Los Otros Escritos. Todo el cuerpo de dichos libros habría sido originalmente redactado  en Hebreo en su mayoría con segmentos en Arameo.

En aquellos años, reinaba en Egipto el monarca Ptolomeo II Filadelfo (apodo que significa “El Que Ama A Su Hermana”, pues se casó con su propia hermana para que todo el reino quedara en familia). Este rey, tuvo la intención de agregar a la biblioteca de Alejandría (la más grande y prestigiosa de todo el mundo de aquel entonces) una versión en Griego común o koiné de aquellos sagrados escritos, a fin de que toda persona tuviera acceso a lo que “el Dios de los Hebreos habría hablado”. Recuerda que hasta ese entonces, los gentiles no tenían acceso a esto.

Como muchos Judíos vivían en la ¨diáspora” (o dispersión de los mismos en el extranjero), habitaban para entonces en Egipto, reconocidos  y doctos eruditos del Tanaj. Ptolomeo II encomendó a cerca de 70 de ellos, el trabajo de traducir dichos textos al Griego común. Esa traducción es la que fue bautizada como “La Septuaginta” (termino que significa “Setenta”), en honor a los 70 eruditos que realizaron el trabajo.

El contenido:  39 libros. A ellos se les agregaron otros 7 los cuales no “aprobaron” los rigurosos parámetros del famoso “Canon Judío” utilizado por los doctos de la ley para discernir si un libro era sin duda inspirado por Dios o no. Estos 7 fueron declarados “libros ricos en historia Hebrea” pero “no inspirados”. Más tarde se les acuñaría el término ¨Deuterocanónicos” (palabra que significa “el segundo canon”)  o “Extracanónicos” (“fuera del canon”) , o aún “Apócrifos” (que significa “escondido”). Ellos son  1) Judith, 2) Tobías, 3) Baruc, 4) Sirac o Eclesiástico, 5) Sabiduría (de Salomón), 6) 1ro. de Macabeos , y 7)   2do. de Macabeos. Otros han agregado  a la lista La Carta a Jeremías, La Oración de Manases, y Adiciones a los libros bíblicos de Ester y Daniel.

Te dejo en capítulo por el momento, continuaré mañana. Termino hoy diciendo que este providencial paso fue determinante para el mundo entero,(incluyendonos a nosotros mismos)  pues puso a disposición de todas las naciones los libros de inspiración sagrada hasta ese entonces monopolio de los Hebreos. Hay que recordar que al inicio de la ejecución de la orden de Ptolomeo II, el Nuevo Testamento aún no estaba escrito…quienes lo escribirían (inspirados por el Espíritu Santo) , y aún nuestro Señor Jesucristo, estaban por nacer en este mundo.

¡Ten un buen día!

n.r.

4 Respuestas a “¿Y Cómo Nos Llegó La Biblia?…Y…¿Por Qué Reina-Valera y No Otra?

  1. Hey! cuando la otra parte compadre?

  2. Muy bueno Checho…salu2

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s