Qué Complicado Ha de Haber Sido Ser El Apóstol Pablo…


Al estar considerando cuál libro estudiar en Vida Nueva Guate, 1a a los Corintios atrae poderosamente mi atención. No solo por ser una carta rica en instrucciones para una iglesia tierna en la fe, lo cual la hacía inmadura en el sentido natural de la palabra, sino porque encierra tanta historia…historia en la vida del apóstol Pablo…historia de la manera en cómo se expandió el Reino en los primeros años de la iglesia…historia universal también, la cual me fascina desde que estudiaba bachillerato.

Apenas comienzo el estudio de la historia del nacimiento de la iglesia de Corinto, y puedo ver lo “duro” que habrá sido para Pablo, no solo predicar en esa ciudad, sino edificar con las escrituras a los gentiles que sea habían convertido con él.

Corinto estaba situada en el corazón del Istmo de Grecia que une al Peloponeso con el Norte del País (allí donde se ve la estrella roja en le mapa de arriba).  Toda la provincia a la que pertenecía, se llamaba Acaya, en donde se convirtió Epeneto, el primer fruto de allí para Cristo (Romanos 16:5) . Su Capital era Corinto, y se hallaba situada a pocos kilómetros al sudoeste del istmo.

En el año 44 a.C., la propia Roma dispuso que la ciudad fuera reconstruida y habilitada en ella la residencia del Pro-consul Lucio Junio Galión, quien gobernaba la provincia cuando Pablo llegó allí en su segundo viaje Misionero. Hechos 18:12-18 lo menciona.

Pienso que todo esto no era adverso para que el evangelio prosperara, sino el hecho de quedar sobre la suerte de canal que conecta al Mar Adriático (cuyo puerto era el de Lequeo), con el Mar Egeo (cuyo puerto era el de Cencrea). Todo esto hacía que fuera una ciudad habitada y re-frecuentada por muchísimos barcos y marineros todo el año. La promiscuidad, los vergonzosos cultos a la fertilidad y a la pasión, entrelazados con fornicación estaban a la orden del día. Habían cultos a dioses paganos (a quienes se les ofrecían toda suerte de ganado) en cualquier rincón de la ciudad…de todo tipo para todos los gustos.

¿Te imaginas irse de misionero a una ciudad tan licenciosa como esta?. Con razón Dios alentó el corazón de Pablo al entrar a la ciudad con aquellas palabras en Hechos 18:10: “No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.”

La carta buscaba “corregir” diferentes pecados de una iglesia naciente y habituada a esa clase de vida.

Me abruma.

¡Qué difícil habrá sido, sin duda, ser el Apóstol Pablo!

n.r.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s