Derramar El Alma Delante de Dios…


Ana 2

¡ Qué frase !… Me topé con ella al pasar por los primeros capítulos de 1ero. Samuel en mi viaje por la Biblia en el año… ¡Qué frase !

No sé si te ha pasado a ti, pero a esta mujer de Dios, Ana, mujer de Elcana, mencionada en el 1er capítulo de 1ero. de Samuél (te recomiendo leer todo el capítulo para tener un más amplio panorama de este post) una persona cercana a ella, Penina,  le hacía la vida “de a cuadritos”. Dice el verso 6 que Penina 1) la irritaba, 2) la enojaba, y 3) la entristecía. Es más, dice el verso 7 que Ana lloraba y que ¡hasta se le iba el hambre!

¿Te has sentido así alguna vez?…¿Hay gente en tu vida (y quizás entre tus familiares o “amigos” cercanos…o compañeros de la oficina…o aún entre creyentes) que te han hecho sentirte así? … ¿o quizás simple y llanamente, el juego de circunstancias por las que estás pasando te irritan, enojan y hasta te entristecen?

Penina tenía hijos y Ana no. La primera literalmente “se los ponía en la cara” a fin de avergonzar a la segunda. No quiero ni imaginar las frases que Penina usaba para avergonzar a Ana.

Pero Ana hizo lo correcto: En vez de pelear o insultar o buscar vengarse de Penina, fue y derramó su alma delante del Dios de dioses. Dice el verso 10: “ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. ” 

Elí, el sacerdote, la tuvo por ebria al verla llorar y orar (¿no es cierto que lo que algunas personas nos hacen puede atribularnos tanto que hasta parecemos ebrios de lo aturdidos que quedamos?), pero Ana le explicó en el verso 15:

“No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra…”

Ahora mira esta frase: “…sino que he derramado mi alma delante de Jehová.” 

La historia tiene un final feliz: Dios le concede, no solamente el hijo que ella pidió, Samuel, para dárselo a Dios mismo, sino otros más, pero de eso podemos hablar otro día. Lo que quiero que veas es lo siguiente:

Ante las tribulaciones, las tristezas, las “cóleras”, los sinsabores que surgen de tu trato con los que tienes que o interactuar día a día, nunca pelees…nunca “te desquites”…nunca tomes la justicia en tus manos (después de todo, en la ira del hombre no obra la justicia de Dios, dice Santiago 1:20).

Seas hombre o mujer, en vez de eso, lo que debes hacer es ir a la presencia de Dios y allí se vale llorar…se vale decirle cómo te sientes…se vale derramar el alma…se vale dejar tu cargas…se vale decirle tus anhelos…allí.

Allí, tu alma se encuentra con el único que puede sustentarla y abrazarla… y saldrás con la paz que sobrepasa todo entendimiento…y saldrán protegidos tu corazón y tu alma…protegidos de cualquier daño…de cualquier mal pensamiento o sentimiento.

Para nutrir tu espíritu, cuán importante es derramar el alma delante de Dios, en lo secreto…en lo íntimo…solos, tú y él…en oración.

¡Ten un gran día, hoy!

n.r.

About these ads

5 Respuestas a “Derramar El Alma Delante de Dios…

  1. Mercedes Velásquez

    Me encanto la manera de como Ana demuestra su fe y fidelidad con Dios derramando su alma, es un anhelo poder descansar completamente en El. Gracias a Dios por su vida Don Nelson.

  2. Duvan…es un gozo aprender. Que bueno que podemos compartir por estos medios lo que aprendemos.
    un abrazo, a ti y a tu familia, hermano !!

  3. MIL GRACIAS POR LA FORMA COMO DEJAS QUE DIOS TE ILUMINE PARA QUE NOS MUESTRES VERDADES

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s